Séptimos reconocieron el valor de la sagrada...

elektronik sigara e sigara - Royal Honey Sepeti

Séptimos reconocieron el valor de la sagrada familia

por admin

https://www.lacordaire.edu.co/wp-content/uploads/2016/11/IMAGEN-WEB-6.png

“Y creó Dios al ser humano a su imagen; a imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó. Y los bendijo Dios diciéndoles: Sean fecundos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla…” (Gen. 1, 27 – 28a).

***

Bajo el concepto de Holy Family (Sagrada Familia), nuestros estudiantes de grado séptimo se reunieron en Dominguillo, el viernes 25 de noviembre, para compartir una experiencia que buscó fortalecer el conocimiento de la familia a través de la realidad personal, iluminados por la fe, para continuar en el proceso de autoconocimiento y apertura al mundo, de reconocimiento del otro, es decir, siendo ser relacional que crece y se desarrolla en sociedad.

“La familia es para siempre”. Así de contundente fue el vídeo compartido a los estudiantes, al inicio de la convivencia. Este mensaje llevó a reflexionar sobre el esfuerzo que realiza las familias por nosotros y en contraste, ¿estamos siendo suficientemente agradecidos con ellos?

Desde la creación de Adán y Eva como los primeros padres de la humanidad, la conformación de la familia en la experiencia del pueblo de Dios es una característica particular, porque la distingue y la hace partícipe del deseo de Dios por conservar a los suyos. Así pues, como seguidores de Dios, nuestro modelo de familia es el de José, María y Jesús, porque es un hogar unido, lleno de amor, de respeto y sobre todo, una familia esforzada y valiente, con un hijo sometido a sus padres, creciendo en edad, sabiduría y gozo ante Dios.

Justamente, estas fueron las nociones que fundamentaron las dinámicas realizadas en la convivencia. El Gusano Australiano, Misión Imposible, Canaleta y Dado Australiano, fueron los cuatro desafíos que marcaron un ciclo de retos que buscaban fortalecer valores como el respeto (valor del mes), trabajo en equipo, el esfuerzo, el agradecimiento mutuo, principios necesarios para que las familias vivan en amor y armonía.

Al culminar todos los juegos y compartir con los demás, llegó la hora de reflexionar. La escena se pintó de colores. El negro simbolizó las tristezas, el amarillo la esperanza y el rojo los momentos felices con su familia.

Caras y brazos matizados, corazones tocados. Al final, palabras sinceras: “la familia nunca se rinde”, “nuestros padres se esfuerzan. Nosotros debemos devolverle con buenos resultados académicos y con una actitud positiva”, “ellos siempre van a estar ahí sin importar las consecuencias y comportamientos”, “ellos siempre están dispuestos a escucharnos, ayudarnos y perdonarnos”.

En círculo, en un momento de oración, agradecieron a Dios por sus hogares y por la experiencia compartida. Con esperanza y conscientes que la familia es sagrada, culminamos esta vivencia.

Tags:

Nuestras Alianzas

CLOSE
CLOSE