Reflexión dominical | Noviembre 6 de 2016 |

elektronik sigara e sigara - Royal Honey Sepeti

Reflexión dominical | Noviembre 6 de 2016 |

por admin

Dios vivo

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.»

Jesús les contestó: «En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob.” No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos.»”

– (Lc. 20, 27 – 38)

Querida familia Lacorderiana, por medio del evangelio de hoy, Jesús nos recuerda que somos el pueblo de un Dios vivo, quien nos hace partícipes en la resurrección de su hijo. La resurrección es propia de la fe cristiana, la cual nos llena de esperanza; esperanza en una vida después de la muerte, así como Jesús resucitó de entre los muertos, está sentado a la derecha del Padre y nos acompaña en todo lugar. Sin embargo, los saduceos trataban de ridiculizar la fe en la resurrección porque no creían en ella y hoy también encontramos personas a nuestro alrededor con la misma intención. Por esto, la invitación es a que nuestra respuesta sea como la de Jesús: llena de amor y misericordia para ser testimonio de esperanza y alegría, porque el Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, es el mismo nuestro.

En esta semana mantengamos una actitud de gozo, convencidos de que la vida tiene sentido y vale la pena vivirla a pesar de las dificultades que se nos presentan, porque después de la muerte tendremos vida eterna.

Tags:

Nuestras Alianzas

CLOSE
CLOSE