Reflexión Dominical – Enero 15 de 2017

elektronik sigara e sigara - Royal Honey Sepeti

Reflexión Dominical – Enero 15 de 2017

por admin

Evangelio del domingo 15 de enero de 2017

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Ése es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo.” Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel.»

Y Juan dio testimonio diciendo: «He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo.” Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.»”

– (San Juan 1, 29 – 34)

Palabra del Señor


Esperar la venida o la llegada de alguien, implica saber descubrir las señales que lo identifican. No esperamos sin saber qué cosa o a quién esperar. Nuestra espera ha dado sus frutos, pues nos ha llegado el Señor, a quien preparamos y disponemos nuestra vida. La señal de que Jesús es el esperado, nos la reafirma la gracia del Espíritu Santo, cuando la alegría de sentirlo en nuestro corazón nos llena de vida y esperanza para obrar siempre en el bien. De allí que si nos hemos preparado para recibirle, necesariamente nos disponemos para anunciarle por nuestro testimonio.

Nuestras Alianzas