Familia y colegio, una alianza eficaz

elektronik sigara e sigara - Royal Honey Sepeti

Familia y colegio, una alianza eficaz

por admin

Era una mañana lluviosa del día sábado 24 de septiembre, el reloj marcaba las 6:30 a. m., y sin importar estas razones que podrían ser excusas, familias lacorderianas madrugaron con la motivación de seguir afianzando su alianza con el colegio para el desarrollo de sus hijos.

Mientras las familias, el equipo de Rectoría, Psicología, Pastoral y Producción Audiovisual se desplazaban a la Finca Dominguillo, ubicada en Santander de Quilichao, el ambiente se amenizó con una dinámica de grupo que, indudablemente, rompió el hielo entre todos los asistentes expectantes.

No basta traerlos al mundo
Porque es obligatorio
Porque son la base del matrimonio
O porque te equivocaste en la cuenta.

No basta con llevarlos
A la escuela a que aprendan
Porque la vida cada vez es más dura
Ser lo que tu padre no pudo ser…

En un silencio profundo interrumpido solo por la voz de Fray John Fredy Penagos, O.P., y los acordes de su guitarra, se entonaba la canción No Basta de Franco de Vita; y mientras tanto, las caras de los participantes demostraban el estado de introspección en el que estaban, quizá sólo escuchando su voz interior, recordando momentos vividos con sus hijos o simplemente refugiados en las fuertes y, a la vez, realistas letras de la melodía.

En medio de reflexiones profundas sobre su experiencia como padres de familia, surgieron voces quebrantadas que concluían: “mi hijo, lo más grande de mi vida, gracias”, “si nosotros no somos exigentes con nuestros hijos, la vida va a ser más dura con ellos”, “en la distancia del tiempo los hijos dirán: vamos a retribuirles a nuestros padres”, “todo sacrificio es poco y no basta para hacer de su hijo un ser íntegro, noble, y grande”, “la gloria del maestro es la vida honesta de sus discípulos”…

Al cabo de una hora, la psicóloga Francia Elena Maya y el Rector, Fray Mauricio Vargas, O.P., presentaron la Escuela de Padres, Creciendo con Amor, con tal orgullo y complacencia como cuando se habla de un hijo. En medio de risas y expresiones entusiastas, diferentes personas compartieron experiencias y reconocieron que este espacio es una herramienta eficaz para la orientación de los niños y jóvenes lacorderianos.

En un breve receso a las 11:00 a. m., todos los participantes del encuentro departían historias y anécdotas. En un amplio, relajante y cálido ambiente campestre, se deleitaban de la tranquilidad que les generaba tener un espacio para repensarse como familia en alianza con su colegio, a la vez, que disfrutaban de deliciosas empanadas, guacamole y jugo, refrigerio que sirvió para elevar nuevamente los ánimos y comenzar una nueva actividad.

¿Cómo visualizan a sus hijos? ¿Cómo los proyectan? ¿Cómo creen que pueden contribuir para ayudarles a alcanzar sus logros? En una respuesta casi unánime, las familias lacorderianas acordaron que más allá de la profesión u oficio que escojan, lo importante es que sus hijos sean felices, que amen y se apasionen por lo que hacen, y que por encima de todo, reine los valores y principios forjados gracias a la presencia de Dios.

Sentados en círculo y vendados los ojos, con una tela negra, se encontraban los participantes, dispuestos a escuchar la grabación de niños y jóvenes e imaginar que eran los suyos. En medio de lágrimas de felicidad, las familias recibían las dulces palabras: amor, comprensión, respeto, acompañamiento, responsabilidad…; éstas eran las peticiones que los chicos hicieron a sus padres: El valor de lo humano por encima del bien material.

Fray Mauricio Vargas, O.P., abordó diferentes textos bíblicos para explicar la unión de Dios con su pueblo e iluminar la alianza que debe existir entre la familia y el colegio. Fue un momento especial para aumentar la fe y fortaleza espiritual, y así disponerse a compartir el almuerzo en comunidad.

En ocasiones, es difícil retomar labores luego de almorzar, el sueño o el ánimo cobra un sentido fundamental en la realización de actividades, pero este grupo de familias comprometidas siempre se veían dispuestas, sonreían y continuaban atentos a las indicaciones del grupo líder. Después de una dinámica, descubrieron sus venas artísticas. Cantaban y al tiempo, dejaban que sus cuerpos liberaran energía ejecutando una coreografía enseñada por Fray Mauricio Vargas, O.P.

Eran las 3:30 p. m. Después de pensar el amor, la comunicación y el compromiso como pilares que soportan la alianza entre familia y colegio, los padres de familia propusieron una nueva característica fundamental: la confianza. Y sin más detalles, se conformaron tres grupos de trabajo. Marcadores, pegante, papeles de colores, tijeras, imágenes recortadas y pintura, fueron algunos de los recursos usados por los participantes que cómodamente se sentaban o acostaban en el suelo para plasmar las fortalezas, debilidades y estrategias para reforzar su unión con el colegio. Al final, las risas y los aplausos no sobraron tras escuchar las ideas y pensamientos que surgen cuando se trabaja en equipo.

En un ambiente cálido se inicia la última actividad de la jornada. Esta vez, la plastilina y el cartón fue el medio para expresar simbólicamente, el compromiso de los padres de familia en la educación de sus hijos, quienes acomodados en círculo y frente al altar, contaron sus intenciones, mostraron su trabajo y culminaron la eucaristía, con la bendición de Dios.

Los participantes afirmaron su alianza con una manilla, así terminaron un día lleno de enseñanzas, reflexiones y compromisos. Y como dice Alfonso Silva Polania, partipante del encuentro, “con el corazón y el ánimo fortalecidos en esta gran empresa de ser padres y en esta alianza de Familia & Colegio, nos damos un hasta luego”.

*Agradecemos al señor Alfonso Silva Polania y su esposa Marta Beatriz Cossio Gómez, padres de familia lacorderianos, por sus insumos para la elaboración de esta crónica.

Tags:

Nuestras Alianzas